Una persona no hace un gobierno

en Blog del concejal y la concejala/Gabriel Ortega

El agua no ha dejado de correr, las hojas que todavía aguantan siguen amenazando con caerse de los árboles, las blasas siguen circulando y los niños yendo a clase. Quién lo diría, con el revuelo que se armó ayer en los pasillos del Ayuntamiento con la decisión de David Lucas de retirarse de la Alcaldía. Yo mismo esta mañana he abierto el grifo en mi casa para comprobar que salia agua, y no fuego, como anuncia la señora Cortés. Y sí, puedo tranquilizaros: sigue todo como siempre.

Y como todo esto sigue funcionando, yo he ido hoy con normalidad a la Concejalía, porque aunque en estas semanas ya no dependa de mi firma, sí sigue necesitando la supervisión y el control de los proyectos que ya están en marcha y el diseño de los que se van a poner este año. Y lo mismo han hecho mis compañeros de gobierno. Porque aunque David Lucas haya sido un buen alcalde, una persona no hace gobierno.

Y este gobierno ha hecho muchas cosas por los mostoleños, y no me tengo que ir muy atrás. Este mismo mes hemos podido pagar las becas de material escolar, cuya cuantía pudimos subir a 425.000€ para este año, un 112% más que en el mandato anterior pagado casi tres meses más rápido. Este mes también ha empezado por fin la obra del nuevo colegio público del barrio Móstoles Sur, que estará listo para el inicio del curso que viene. O por ejemplo este mes podéis seguir viendo las máquinas trabajando en más de veinte parques de la ciudad para reponer árboles y plantas y mejorar las redes de riego.

La mejor garantía de que un gobierno funcione no es una persona, es el proyecto. Y en Ganar Móstoles tenemos uno, uno que ha comenzado esta legislatura pero que no va acabar en 2019. Un proyecto para hacer de Móstoles una gran ciudad que proteja a sus vecinos y vecinas de cualquier inseguridad, especialmente las económicas; una gran ciudad con el equipamiento digno de tal condición en todos los barrios; una gran ciudad que cuide la salud de los vecinos y las vecinas con planes de calidad del aire, con nuevos espacios verdes para pasear y compartir; una ciudad educadora y transformadora que apueste por la innovación y el desarrollo y por impulsar a los mostoleños y mostoleñas desde el colegio; una ciudad transparente donde las empresas que tienen contratos aquí no puedan saltárselos. El proyecto de una gran ciudad, a la altura de nuestra gran ciudad.

Así que no se preocupen, que mientras Ganar Móstoles -y no Gabriel, Susana, Miguel Ángel, Isabel, Alfonso o Beatriz- siga en el gobierno municipal la ciudad va a seguir avanzando al ritmo al que vosotros y vosotras nos demandáis.

Y a los pregoneros del apocalipsis, los de la ciudad paralizada, les tenemos que reconocer que la dimisión de David Lucas es, sin duda, una dimisión anormal: se va porque lo necesita, no porque esté imputado, esté ya en pleno juicio, o porque le haya amañado contratos. Porque recordemos que por este presunto amaño es por lo que se produjo la última dimisión en este Ayuntamiento, esta misma legislatura: sí, la del cabeza de lista y ex-alcalde del PP Daniel Ortiz. Y las únicas cosas paralizadas en la ciudad a día de hoy son la vía del tren a Navalcarnero que inauguró Aguirre  y la obra del pabellón Andrés Torrejón que encargaron por casi 40 millones de euros para sumarse a la incoherencia olímpica de Gallardón, arrastrando a toda la ciudad con su deuda y dejando a una ciudad sin su mejor pista cubierta.

Ni una persona hace gobierno ni un gobierno sin la gente hace ciudad, aunque así os lo vayan a intentar hacer creer. Así que ayer igual que hoy, igual que mañana, trabajando juntos lo vamos a conseguir. Y con nosotros podéis contar.